I Congreso Microbioma Humano: Un superorganismo
Todos los animales, incluidos los seres humanos son portadores de cientos de millones de microorganismos distintos.

Hoy la ciencia nos indica que al menos la mitad de las células de nuestro organismo son microbios. Aproximadamente una bacteria por cada célula humana, es decir, somos mitad bacterias, mitad humanos.

De este modo, la evolución de la vida propició que, tanto las células humanas como las microbianas configuraran toda una comunidad dinámica e interactiva que resulta en lo que somos. Esto es lo que se conoce con el nombre de superorganismo. Una complejísima red de interacción que evoluciona y cambia a lo largo de nuestra vida.

En los últimos años, las técnicas de secuenciación masiva han permitido estudiar las comunidades microbianas sin tener que cultivarlas, y esto nos ha ofrecido una visión mucho más amplia y realista de todo este ecosistema que reside junto a nuestro cuerpo. En él encontramos bacterias, virus, hongos, arqueas y protistas. Esto es lo que se conoce con el nombre de microbiota. Este término es frecuentemente confundido con el de microbioma, el cual es un término más amplio ya que incluye no solo a las comunidades microbianas residentes sino también a todo su material genético, metabolitos y el contexto medioambiental en el que se encuentran.

El conocimiento actual en este campo de estudio ha facilitado un cambio paradigmático sorprendente en el modo en que nos relacionamos con nuestros microbios: hemos pasado de orientar todos nuestros esfuerzos en combatirlos a tratar de aprender a como respetarlos.

La microbiota influye prácticamente en todas las funciones biológicas que regulan nuestra salud: participa en los mecanismos de selección y diferenciación de los linfocitos de nuestro sistema inmune adaptativo, procesos fundamentales para el reconocimiento de lo propio y lo ajeno, cumplen funciones digestivas, protegen nuestras barreras corporales, producen vitaminas y cofactores, degradan drogas y toxinas, producen neurotransmisores…Es decir, son parte inherente de nuestra biología.

Especialmente interesante resulta el rol que desempeña con relación a procesos neurofisiológicos cerebrales. El conocido como eje cerebro-microbiota-intestino-cerebro es en la actualidad uno de los temas de mayor interés en el ámbito científico. Resulta fundamental para entender nuestra identidad, nuestro estado de ánimo, nuestras conductas y especialmente, los procesos de toma de decisiones que tanto condicionan nuestra esfera política y social. Hoy sabemos que nuestros pensamientos, creencias y decisiones condicionan a nuestra microbiota al menos tanto como la microbiota a nuestro cerebro.

Se abre ante nosotros un panorama espectacular para tratar de influir sobre nuestra salud y capacidad de adaptación. ¿Es posible manipularla?, ¿es posible modificarla a través del estilo de vida?, ¿se puede hacer algo más que cambiar la dieta para mejorarla? ¿Qué papel desempeña en el desarrollo de enfermedades?, ¿Cómo influye en nuestra capacidad de socialización?

¡No te pierdas el I Congreso sobre Microbioma Humano, que se celebrará en Madrid los próximos días 1 y 2 de febrero de 2020! ¡Te esperamos!

SUBIR